¿Cuáles son las fuentes de M. leprae?

por Patrícia Deps,

Departamento de Medicina Social, Programa de Posgrado en Enfermedades Infecciosas, Universidad Federal de Espírito Santo, Vitória, Espírito Santo, Brasil

Letícia Pedrini,

MaestrandaPrograma de Posgrado en Enfermedades Infecciosas, Universidad Federal de Espírito Santo, Vitória, Espírito Santo, Brasil

y Simon Collin.

Public Health England, Londres. Reino Unido.

No cabe duda de que una persona afectada por la Enfermedad de Hansen multibacilar que no haya recibido un tratamiento específico con un tratamiento multimedicamentoso es la principal, pero no la única, fuente de infección de Mycobacterium leprae. Además de las pruebas irrefutables de transmisión zoonótica de la Enfermedad de Hansen, el bacilo parece sobrevivir en el medio ambiente.

Las zoonosis se definen como "enfermedades o infecciones transmisibles entre los animales vertebrados y los humanos". En 2008, Truman informó de que los pacientes diagnosticados con Enfermedad de Hansen que vivían en Texas, Luisiana y Misisipí (Estados Unidos) no tenían ningún contacto con otras personas afectadas por la enfermedad (1). Varios años después, las pruebas obtenidas fueron que la Enfermedad de Hansen era una zoonosis al identificar la misma cepa de Mycobacterium leprae, en Dasypus novemcinctus y en seres humanos diagnosticados con lepra (2).

El armadillo de nueve bandas (Dasypus novemcinctus) es un mamífero del orden Xenarthra que en Brasil se conoce por variaciones de la palabra armadillo: armadillo verdadero, armadillo de pollo, armadillo negro. Dasypus novemcinctus es la especie de armadillo con mayor distribución geográfica, extendiéndose desde el sudeste de los Estados Unidos hasta el norte de Argentina.

Entre los otros reservorios ambientales no humanos de M. leprae, las ardillas rojas están incluidas en las Islas Británicas que, además de M. leprae, también se encontraron infectadas con M. lepromatosis, el otro agente etiológico conocido de la Enfermedad de Hansen (3). Aunque ya se ha encontrado M. leprae viable en el agua (4), en muestras de suelo de varios países (5) y en plantas (6), no hay consenso sobre la transmisión ambiental de la Enfermedad de Hansen (7). Las pruebas de insectos vectores en la transmisión de la Enfermedad de Hansen son antiguas (8), y recientemente se ha encontrado M. leprae viable en el tracto gastrointestinal de los triátomos (Rhodnius prolixus) (9), y dentro de Entamoeba sp. después de fagocitar el bacilo de Hansen (10). Parece posible que M. leprae utilice Entamoeba sp. para sobrevivir en el medio ambiente y posiblemente infectar a otros organismos.

En el Brasil, un examen sistemático y un metaanálisis de Deps y colaboradores estimaron que la prevalencia de M. leprae en los armadillos salvajes del Brasil equivalía a 1 de cada 10 animales infectados (11), aunque no hay pruebas de una distribución uniforme de la infección en todo el Brasil.

Aunque la caza de animales salvajes en el Brasil se considera un delito (artículo 29 de la Ley 9.605/1998), el hábito de capturar y consumir estos animales está muy extendido en el país y está directamente influido por factores socioculturales.

La transmisión de persona a persona es sin duda la principal forma de adquirir la Enfermedad de Hansen. Sin embargo, no es la única forma en que se puede adquirir la Enfermedad de Hansen y la fracción de casos que se podría atribuir a la transmisión zoonótica aún no está definida (7). La transmisión zoonótica de la Enfermedad de Hansen estaría estrechamente relacionada con el contacto, la captura y el consumo de armadillos (12).

En el Brasil, como la Enfermedad de Hansen no se considera oficialmente una zoonosis, no se ha institucionalizado la directriz de evitar el contacto y/o el consumo de armadillos. La salud humana está estrechamente vinculada a la salud animal y ambiental (7, 11) y un enfoque transdisciplinario de Salud Única es esencial para hacer frente a la Enfermedad de Hansen.

Referencias

  1. Truman R. Armadillos as a Source of Infection for Leprosy. South Med J [Internet]. 2008 Jun;101(6):581–2. Available from: http://sma.org/southern-medical-journal/article/armadillos-as-a-source-of-infection-for-leprosy

  2. Truman RW, Singh P, Sharma R, Busso P, Rougemont J, Paniz-Mondolfi A, et al. Probable Zoonotic Leprosy in the Southern United States. N Engl J Med [Internet]. 2011 Apr 28;364(17):1626–33. Available from: http://www.nejm.org/doi/abs/10.1056/NEJMoa1010536

  3. Avanzi C, Del-Pozo J, Benjak A, Stevenson K, Simpson VR, Busso P, et al. Red squirrels in the British Isles are infected with leprosy bacilli. Science. 2016 Nov; 354(6313):744–7. Available from: https://doi.org/10.1126/science.aah3783 PMID: 27846605

  4. Mohanty PS, Naaz F, Katara D, Misba L, Kumar D, Dwivedi DK, et al. Viability of Mycobacterium leprae in the environment and its role in leprosy dissemination. Indian J Dermatol Venereol Leprol. 2016; 82(1):23–7. https://doi.org/10.4103/03786323.168935 PMID: 26728806

  5. Lavania M, Katoch K, Sachan P, Dubey A, Kapoor S, Kashyap M, et al. Detection of Mycobacterium leprae DNA from soil samples by PCR targeting RLEP sequences. J Commun Dis. 2006; 38(3):269– 73. PMID: 17373359

  6. Kazda J, Irgens LM, Müller K. Isolation of non-cultivable acid-fast bacilli in sphagnum and moss vegetation by foot pad technique in mice. Int J Lepr Other Mycobact Dis. 1980; 48(1):1–6. PMID: 6988344

  7. Ploemacher T, Faber WR, Menke H, Rutten V, Pieters T. Reservoirs and transmission routes of leprosy; A systematic review. Franco-Paredes C, editor. PLoS Negl Trop Dis [Internet]. 2020 Apr 27;14(4):1–27. Available from: http://dx.doi.org/10.1371/journal.pntd.0008276

  8. Souza-Araujo HC de. Poderá o carrapato transmitir a lepra? Mem Inst Oswaldo Cruz [Internet]. 1941;36(4):577–84. Available from: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0074-02761941000400002&lng=pt&tlng=pt

  9. Neumann A da S, Dias F de A, Ferreira J da S, Fontes ANB, Rosa PS, Macedo RE, et al. Experimental Infection of Rhodnius prolixus (Hemiptera, Triatominae) with Mycobacterium leprae Indicates Potential for Leprosy Transmission. Lanz-Mendoza H, editor. PLoS One [Internet]. 2016 May 20;11(5):e0156037. Available from: https://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0156037

  10. Lahiri R, Krahenbuhl JL. The role of free-living pathogenic amoeba in the transmission of leprosy: a proof of principle. Lepr Rev. 2008; 79(4):401–9. PMID: 19274986

  11. Deps P, Antunes JM, Santos AR, Collin SM. Prevalence of Mycobacterium leprae in armadillos in Brazil: A systematic review and meta-analysis. Franco-Paredes C, editor. PLoS Negl Trop Dis [Internet]. 2020 Mar 23;14(3):e0008127. Available from: https://dx.plos.org/10.1371/journal.pntd.0008127

  12. Deps P, Alves B, Gripp C, Aragao R, Guedes B, Filho J, et al. Contact with armadillos increases the risk of leprosy in Brazil: A case control study. Indian J Dermatol Venereol Leprol [Internet]. 2008;74(4):338. Available from: http://www.ijdvl.com/text.asp?2008/74/4/338/42897