Consecuencias de la pandemia de COVID-19 para la seguridad alimentaria y nutricional de las personas afectadas por la Enfermedad de Hansen

por Camila Silveira Silva Teixeira,

Programa de Postgrado en Ciencias de la Salud de la Universidad Federal de Bahía, Salvador, Bahía, Brasil.
ORCID

y Marcos Tulio Raposo.

Departamento de Salud I de la Universidad Estatal del Sudoeste de Bahía Jequie, Bahía, Brasil.
ORCID

La pandemia de COVID-19 generó una amplia crisis sanitaria con repercusiones económicas globales, afectando aspectos políticos y sociales de países de renta media y baja, como Brasil, su escenario socioeconómico se agravó debido al déficit de crecimiento económico y a las políticas de austeridad fiscal¹. Las medidas de restricción de la circulación de personas y de distanciamiento social, necesarias para contener la transmisión, repercutieron en la economía, comprometiendo la generación y el acceso a los ingresos². Desde el punto de vista sanitario y económico, la población más vulnerable no fue asistida, ni adecuada ni oportunamente, con acciones gubernamentales efectivas que favorecieran la adhesión a dichas medidas³. Las restricciones presupuestarias a las que se enfrentan las clases económicamente vulnerables deterinaron dificultades para garantizar las necesidades básicas, especialmente el acceso a los alimentos4.

Las personas con una pérdida de ingresos generalizada tienden a buscar alternativas para mitigar el hambre, adoptando prácticas inadecuadas, como la hiperdilución de los alimentos, la reducción del tamaño de las porciones -y, en consecuencia, de la ingesta de nutrientes-, la restricción del consumo de alimentos saludables y el aumento del consumo de alimentos más baratos y poco nutritivos. Así, la pandemia de COVID-19 ha sido una amenaza para la seguridad alimentaria y nutricional (SAN) al aumentar el número de personas expuestas a condiciones que violan el derecho humano a una alimentación adecuada. El incumplimiento de las condiciones alimentarias básicas se denomina inseguridad alimentaria (IA), que se clasifica como: IA leve: se refiere a la preocupación por la cantidad de alimentos en el futuro próximo y la calidad nutricional; IA moderada: cantidad reducida de alimentos disponibles para los adultos de la familia; IA grave: cantidad restringida de alimentos disponibles para niños y adultos, y sensación de hambre entre los miembros del hogar5.


En los últimos años, se han profundizado las situaciones de pobreza y vulnerabilidad social que viven muchas familias brasileñas. En diciembre de 2020, de los 211,7 millones de brasileños, 116,8 vivían con algún grado de IA. De ellos, 43,4 millones no tenían suficientes alimentos (IA moderada y grave) y 19 millones pasaban hambre (IA grave). Este escenario es el resultado del desmantelamiento de las políticas y sistemas de protección social, especialmente en el sector sanitario6. Estas dificultades se agravan en los grupos socialmente vulnerables, especialmente en aquellos que, en el periodo prepandémico, ya se enfrentaban a situaciones de IA7 ; éstas, en el ámbito de la hanseníase, reflejan la vulnerabilidad nutricional de este colectivo8.


El estado de IA contribuye al empeoramiento del estado nutricional y al desarrollo y evolución de enfermedades. Asimismo, la presencia de enfermedades puede reflejar un empeoramiento del estado nutricional9. Así pues, dado que la pobreza es un factor determinante de la hanseníase, los hábitos alimentarios inadecuados, además de las otras condiciones presentes, actúan como factores agravantes de las condiciones de salud. Estudios realizados en Bangladesh y Brasil han demostrado que las condiciones de baja ingesta energética total, menor variedad de nutrientes y ausencia de reservas de alimentos en los hogares eran factores que contribuían para la hanseníase8,10,11. Además, las secuelas causadas por la enfermedad, como las discapacidades físicas, el estigma y los prejuicios, pueden exponer a los individuos a una mayor vulnerabilidad y a, impactos directos en el acceso al trabajo y a los ingresos10, comprometiendo la sostenibilidad económica del hogar. Dificultando así, entre otros factores, el acceso a una alimentación cualitativa y cuantitativamente adecuada, resultando en IA o empeorando esta condición5.

Si tomamos como referencia la situación prepandémica de COVID-19, la prevalencia del IA ya era mayor en la población afectada por hanseníase que en la población general8. Es necesario destacar que la aparición y propagación de la pandemia intensificó los problemas generados por el IA7, especialmente para las poblaciones vulnerables, señalando un posible aumento de las situaciones de hambruna. Para responder a esta demanda, se necesitan iniciativas y políticas que garanticen la seguridad alimentaria y contemplen acciones articuladas de alimentación (disponibilidad, producción, comercialización y acceso a los alimentos) y nutrición (buenas prácticas de alimentación y uso adecuado de nutrientes), como un derecho humano. En este sentido, se destaca que la Estrategia Nacional para el Enfrentamiento de la Hanseníase, en su enfoque terapéutico, no contempla el establecimiento de acciones enfocadas a la atención nutricional. Se recomienda la discusión sobre la implementación y el mantenimiento de medidas efectivas de políticas públicas que garanticen los derechos humanos (incluyendo la alimentación adecuada), la asistencia social y la transferencia de ingresos para minimizar la vulnerabilidad al hambre entre las personas de las clases sociales más vulnerables, especialmente entre los afectados por la hanseníase.

Referencias

1. Rossi P, Mello G. Choque recessivo e a maior crise da história: a economia brasileira em marcha à ré. Centro de Estudos de Conjuntura e Política Econômica - IE/Unicamp. Nota do Cecon, n. 1, Abril de 2017 [Internet]. [cited 2021 May 07]. Available from: https://www.eco.unicamp.br/images/arquivos/NotaCecon1_Choque_recessivo_2.pdf


2. Aquino EM, Silveira IH, Pescarini JM, Aquino R, Souza-Filho JAD et al. Medidas de distanciamento social no controle da pandemia de COVID-19: potenciais impactos e desafios no Brasil. Ciência & Saúde Coletiva. 2020; 25 (suppl 1): 2423-2446. Available from: https://doi.org/10.1590/1413-81232020256.1.10502020


3. Brasil. Auxílio emergencial: 96 milhões de pessoas solicitaram benefício pelo aplicativo, explica Onyx - TV Senado [Internet]. 07/05/2020. [cited 2021 May 07]. Available from: https://www12.senado.leg.br/tv/programas/noticias-1/2020/05/96-milhoes-de-brasileiros-acessaram-aplicativo-para-solicitar-auxilio-emergencial-explica-onyx


4. Oliveira TC, Abranches MV, Lana RM. (In)Segurança alimentar no contexto da pandemia por SARS-CoV-2. Cad. Saúde Pública. 2020; 36(4): e00055220. Available from: https://doi.org/10.1590/0102-311X00055220


5. FAO, FIDA, OMS, PMA y UNICEF. El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020. Transformación de los sistemas alimentarios para que promuevan dietas asequibles y saludables. Roma, FAO; 2020. [cited 2021 May 15] Available from: https://doi.org/10.4060/ca9692es.


6. Rede Brasileira de Pesquisa em Soberania e Segurança Alimentar e Nutricional (Rede PENSSAN). Insegurança alimentar e Covid-19 no Brasil. 2021. [cited 2021 May 26] Available from: http://olheparaafome.com.br/VIGISAN_Inseguranca_alimentar.pdf


7. Naja F, Hamadeh R. Nutrition amid the COVID-19 pandemic: a multi-level framework for action. Eur J Clin Nutr. 2020; 74: 1117-1121. Available from: https://doi.org/10.1038/s41430-020-0634-3


8. Teixeira CSS, Medeiros DSD, Alencar CH, Ramos Júnior AN, Heukelbach J. Nutritional aspects of people affected by leprosy, between 2001 and 2014, in semi-arid Brazilian municipalities. Ciência & Saúde Coletiva. 2019; 24(7): 2431-2441. Available from: https://doi.org/10.1590/1413-81232018247.19642017


9. Whitney EN, Cataldo CB, DeBruyne LK, Rolfes SR. Nutrition for health and health care. Wadsworth/Thomson Learning, 2001.


10. Wagenaar I, Van Muiden L, Alam K, Bowers R, Hossain MA, Kispotta K, et al. Diet-related risk factors for leprosy: A case-control study. PLoS Negl Trop Dis. 2015; 9(5): e0003766. Available from: https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0003766


11. Anantharam P, Emerson LE, Bilcha KD, Fairley JK, Tesfaye AB. Undernutrition, food insecurity, and leprosy in North Gondar Zone, Ethiopia: A case-control study to identify infection risk factors associated with poverty. PLoS Negl Trop Dis.2021; 15(6): e0009456. https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0009456