Estigmas en torno a la Enfermedad de Hansen en Nepal

por Niharika Khanal

Oficial Nacional Adjunto de Salud PúblicaSCOPHSociedad de Estudiantes de Medicina de Nepal

En el dialecto nepalés, la enfermedad de hansen se conoce como "Khusta Rog". "Rog" significa simplemente enfermedad y el término principal "Khusta" se atribuye a la naturaleza flexionada de las manos y los pies. Es lamentable que una enfermedad que ha sido erradicada de la mayor parte del mundo siga siendo endémica en Nepal. Por lo tanto, se han realizado muchas investigaciones sobre la enfermedad en Nepal. Las investigaciones que se han hecho son diversas y muchas de ellas giran en torno al estigma preexistente que se asocia con la hansenise. La mayoría de las personas en Nepal sigue el hinduismo y, como la mayoría de las personas de fe, tiene su propio conjunto de sentimientos supersticiosos. Hay una serie de condiciones que los hindúes de Nepal, les gusta atribuir a ser maldecidos por Dios. Hanseníse es una de ellas. Se solía creer, y en algunas partes todavía se cree, que la enfermedad se adquiría porque el individuo había deshonrado a Dios de alguna manera y perecería de la enfermedad a menos que expiara sus actos y lograra recibir la bendición de Dios.

Se cree que la razón principal por la que la enfermedad de hansen entra en la categoría de enfermedades "malditas" es que la manifestación de la enfermedad es muy visible. Las heridas y las manos lisiadas tienden a repeler a las personas. Diferentes estudios han demostrado que la principal razón por la que aún no hemos erradicado la enfermedad se debe a los estigmas preexistentes a su alrededor. Los individuos con hansenise tienden a no visitar los hospitales y hacen lo posible por ocultar su diagnóstico. Por lo tanto, en la lucha por ocultar su condición, no cumplen con los medicamentos y la propagación de la enfermedad sigue sin ser mortal. Además, los enfermos generalmente recurren a curanderos con la esperanza de que les ayuden a conectarse con Dios y curar su enfermedad. Además, hay un número de regímenes de medicación ayurvédica que afirman curar la enfermedad. Debido a estos escenarios, los enfermos no reciben las dosis requeridas de MDT y sucumben a esta enfermedad que de otra manera sería curable.

En Nepal se han llevado a cabo proyectos que tienen como objetivo desterrar estas creencias y educar a la gente sobre la verdadera naturaleza de la enfermedad y el hecho de que es curable. Afortunadamente, estos esfuerzos están mostrando resultados positivos y esas creencias peyorativas se están desvaneciendo gradualmente. Ha habido una mejora significativa en la eliminación de los mitos que rodean a la enfermedad de hansen, especialmente en las zonas urbanas de Nepal. En las zonas rurales, aún así, la condición es todavía grave. La discriminación existente basada en el género, la casta y la condición socioeconómica alimenta aún más el estigma. Si las personas enfermas, son del grupo marginado tienden a ser estigmatizadas masivamente. Los que no pertenecen a esta categoría encuentran formas de hacer que los marginados apuesten por su enfermedad, por ejemplo, si una persona de una casta alta adquiere la enfermedad, hará afirmaciones de que fue maldecida por beber agua de las manos de un individuo de una casta inferior. enfermedad.

Incluso en las ciudades las personas siguen teniendo dificultades para continuar con sus trabajos y mantener el mismo tipo de vida que tenían antes. Las personas no prefieren comprar los artículos de alguien que tiene hansenise. Tienen dificultades para casarse y ser parte de los eventos familiares. Parte de la aprensión se debe al miedo a la transmisión de la enfermedad, pero gran parte se debe a falsas creencias profundamente enraizadas. Hay denuncias de discriminación por parte de los miembros de la familia y los cónyuges también. Por otro lado, en la mayoría de los casos los miembros de la familia también son objeto de discriminación. Por ejemplo, el hijo de una persona con hanseníse tiene dificultades para hacer amigos en la comunidad, ya que los demás niños son aconsejados por sus padres, para evitar a ese niño en particular. Esas circunstancias empujan a los pacientes a sufrir trastornos mentales. Lamentablemente, en la actualidad no hay suficientes servicios de asesoramiento disponibles para los enfermos y sus familias. Ya es hora de que nos eduquemos y eduquemos a nuestra comunidad sobre estas condiciones de salud. Las personas con condiciones curables no deberían sufrir por el miedo a ser condenados al ostracismo por la sociedad. Los esfuerzos para erradicar la enfermedad deben ser reforzados e implementados en cada rincón del país. A menudo, muchos de estos proyectos no llegan a las zonas rurales de la mayor parte del país, ya que hay un desarrollo desigual en Nepal y hay ciertos lugares completamente aislados sin instalaciones adecuadas de comunicación y transporte.